.

.

miércoles, 19 de febrero de 2014

La permanencia en números

Con la sentencia lapidaria de Albert Poch el domingo en rueda de prensa "El Gavà com a club pràcticament no existeix" muy presente, echamos una vista a lo estrictamente deportivo repasando las estadísticas de los últimos 9 años en 3ªDivisión por lo que a la permanencia se refiere



Independientemente de los ascensos y descensos compensados, son 3 los equipos que por clasificación descienden sí o sí de 3ªDivisión a 1ªCatalana. Cierto es que el Prat esta temporada tiene muchos números de arrastrar el descenso un cuarto equipo, pero también es cierto que se evitaría con el ascenso de un catalán a 2ªB, algo también bastante posible. 

Teniendo este condicionante en cuenta, observamos que la permanencia suele oscilar entre los 37-42 puntos, por lo que el Gavà, que cuenta con 18, debería sumar en el peor de los casos unos 24 de los 39 en juego para asegurarse quedar fuera de la zona de descenso. Esto simplificando (obviando empates) significaría ganar 8 de los 13 partidos que quedan por disputarse, siendo éstos los siguientes:

Casa (7): Figueres, Rubí, Santfeliuenc, Vilafranca, Rapitenca, Masnou y Santboià.
Fuera (6): Ascó, Vilassar Mar, Gramenet, Palamós, Terrassa y Cornellà.

En la primera vuelta, ante estos rivales tan sólo sumó 11 puntos.

Misión imposible? Sin ir más lejos la temporada pasada el Palamós sumó esos 24 puntos en esas 13 jornadas y logró salvarse holgadamente, pasando de la zona de descenso a casi la mitad de la tabla. También lo hizo el Balaguer la temporada 2007/08, aunque el caso más llamativo es nuevamente el del Palamós la temporada 2005/06:

En la jornada 25 el Palamós era último con 15 puntos a 8 de la salvación y fue capaz de sumar 35 puntos de los últimos 42 superando así una racha de 12 jornadas sin ganar. Como curiosidad decir que dos de los partícipes de aquella hombrada fueron el gavanense Lima y el exjugador del Gavà Patri, quien llegaba en enero procedente del Parla, y que en 15 partidos llamó la atención de un Toni Llebaría que lo incorporó la temporada siguiente. Quizá su testimonio podría ser inspirador para un vestuario que le conoce bien.

Difícil sí, imposible no. Hasta que no nos demuestren lo contrario, el juego que este equipo despliega merece creer.

No hay comentarios: