.

.

lunes, 11 de abril de 2016

Una muerte anunciada

Dos entrenadores y 35 jugadores diferentes no han podido remediar un fracaso cantado, fruto de una mala planificación y nula gestión que se intuía desde muy temprano. A falta de 6 partidos por disputar, el Juvenil del CF Gavà ya es equipo de 1ªDivisión (equivalente a una 4ªDivisión del futbol juvenil), un tema del que ya hablábamos hace unos meses, en "La casa por el tejado".

La unión de los jugadores no fue suficiente.


Con solo 2 victorias en 24 partidos (la última lograda el 24 de Octubre), y un balance terrorífico de 77 goles encajados por solo 17 marcados, el juvenil -confeccionado en su inicio por el técnico del primer equipo Juanma Pons- ha cosechado resultados de auténtico escándalo. 8 goles le marcó el juvenil del Hospitalet, los mismos el C del Cornellà, e incluso como local 10 le endosó el C de la Damm… algo que no nos engañemos, deja una imagen lamentable del club, y no de los chavales o los entrenadores, quienes hicieron lo que pudieron hasta donde llegaban sus posibilidades.

El portero y capitán Eric Ordoñez ha sido uno de los más destacados pese a los goles encajados.

En más de una ocasión el equipo se presentó con 12 jugadores a un partido (con algún refuerzo del Gavà Mar, como el delantero de primer año Álex Bayarri, o el portero Jordi Ortega), y sólo 8 jugadores de los que iniciaron la temporada siguen en el club. En las últimas semanas, con la llegada de Ricard González al banquillo y nuevos fichajes, el equipo ha reaccionado, compitiendo los partidos pese a no lograr puntuar.

El hijo de Martín Posse, que regresaba al club, se marchó a mitad de temporada al Sant Joan Despí.


Si tenemos en cuenta que el Juvenil A del Gavà Mar, teórico Juvenil B del Gavà, marcha último en su grupo de 2ªDivisión (la categoría más baja) con solo 2 puntos, el panorama que se le presenta al club es desolador. Recuperar parte del terreno perdido (no ya subir jugadores al primer equipo, ahora mismo impensable) no será sencillo.

No hay comentarios: