.

.

jueves, 15 de junio de 2017

Adiós a Mena

El pasado 15 de abril un gol de Plà en el descuento permitía al Gavà sumar un punto que acercaba la permanencia, sobretodo porque dejaba a su oponente, L’Hospitalet, al borde del descenso. Aquel día el equipo hizo un mal partido ante un Hospi que se jugaba muchísimo y que acabó con 9, y el entrenador del Gavà salió enfadadísimo a la rueda de prensa.



“Vestimos de azulgrana pero no somos el Barça” dijo a los medios. El técnico lamentó que con la situación que durante todo el año había atravesado el equipo hubiese gente increpándole, pidiendo que tirase el equipo arriba. Aunque suene contradictorio ese ha sido el gran mérito de Óscar Mena en Gavà y no solo la permanencia, una consecuencia del buen trabajo realizado. En octubre, noviembre, o diciembre, cuando el equipo estuvo a punto de verse obligado a retirarse de la competición, parecía imposible que en abril La Bòbila volviera a hablar de futbol y a exigir un cierto nivel de juego en la búsqueda de una salvación deportiva en la que nadie confiaba.

Mena pasó un mal trago frente a L'Hospitalet. Foto: Álex Gallardo


Si no hubiese sido por Óscar Mena, como los mismos protagonistas han reconocido, la reacción de los jugadores con ficha profesional hubiese sido muy probablemente acogerse a la normativa que les permitía quedar libres, y el Gavà hubiese sido expulsado de la competición por no cumplir la normativa de contar con 8 fichas profesionales. No acaba ahí la tarea de psicólogo de Óscar Mena, pues fue capaz de recuperar y guiar anímicamente a un equipo en el que ha pasado de todo, incluyendo en ese “todo” las cosas que se han ido conociendo, y las que no han llegado a trascender.

Mena dirigiendo al Gavà desde la grada junto a su ayudante Carucha, luego reemplazado por Pirri. Foto: Álex Gallardo

Desde que Maniega ocupa la presidencia se ha hecho habitual escuchar entrevistas y ruedas de prensa de los técnicos, como Toni Llebaria o Albert Poch en su día, denunciando la situación y defendiendo a su plantilla, pero el envidiable nivel de libertad al que ha llegado Óscar Mena a la hora de expresar lo que pensaba, sea por su situación, o por ser quién (o cómo) es, no lo habíamos visto nunca.

Mena llegó a La Bòbila a finales de septiembre, como él mismo ha repetido en diversas ocasiones, engañado. Se anunció su fichaje cuando a Pons siquiera le habían notificado el despido, y pese a un primer amago de marcha -parado por los jugadores- debutó en Cornellà con un contundente 0-4. Fue el primero de los 11 partidos que tuvo que dirigir desde la grada, además de otro (ante el Sabadell) en el que el técnico se marchó a Madrid a modo de ultimatum. Finalmente, en la jornada 16, Mena pudo sentarse en el banquillo… aunque cobrar por ello sería otro cantar.

Mena se midió a otro exjugador de primera, Tevenet, con apenas 12 jugadores del primer equipo. Foto: alicanteplaza.es

Como entrenador Óscar Mena ha dirigido 32 partidos (desde la grada, o desde el banquillo), cosechando 13 victorias, 7 empates, y 12 derrotas, con una media de 1,43 puntos por partido. Sus números como local son especialmente buenos (9V – 3E – 4D), con un 56,25 % de victorias que supera con creces al de su predecesor Juanma Pons (43,75%). El juego exhibido se ha basado en explotar las características de la plantilla con la que ha contado, buscando rápidamente a los dos hombres de referencia arriba y la rapidez de las alas a la hora de desplegarse en ataque.

Durante la temporada Mena ha sabido corregir ciertos aspectos y debilidades claves en 2ªB, como la fragilidad a la hora de defender el segundo palo en las jugadas de estrategia, o las dificultades para mantener un marcador favorable, pues hasta en 9 ocasiones el Gavà se avanzó en el marcador y no acabó ganando. La evolución fue evidente, el equipo encajó tan sólo 2 goles en los últimos 8 partidos de liga.

David celebra su gol frente al Espanyol B junto a Mena. Foto: Héctor Farrés

Lo que no necesitó de evolución fue su papel como líder y pegamento para lograr que el vestuario fuese una piña. Sus anécdotas, sus consejos, sus bromas, o su mano dura cuando hizo falta, marcaron a una plantilla que no se cansó de elogiarlo. La celebración de uno los goles de Boris ante el Atlético Saguntino junto a técnico y plantilla, o el fin de semana de toda la plantilla en casa de Mena en Madrid cumpliendo la promesa por la permanencia, hablan por sí mismas.

Mena celebrando desde su "banquillo" tras vencer al Lleida. Foto: Álex Gallardo

Todas estas virtudes no afectan a la continuidad del técnico, sentenciada desde hace meses. Ni la junta directiva cuenta con él (renovar un entrenador que te ha puesto de vuelta y media semana sí y semana también no es muy habitual), ni el que era/es? director deportivo Mario Barri lo veía encabezando su proyecto, tal y como confesó el propio Mario Barri en el Marcador de Radio Gavà. Óscar Mena no continuará como entrenador del Gavà.

Hoy el diario Última Hora Mallorca le señala como una de las opciones que baraja el Atlético Baleares para ocupar su banquillo la temporada próxima. Veremos si el técnico argentino, que como jugador tuvo una destacada trayectoria en Mallorca, es finalmente el elegido. Lo sea o no, desde Gavà se le debe algo más que dinero (no cobra desde enero); agradecimiento.
 





3 comentarios:

Raul Sanchez dijo...

Lo echaremos de menos! Gracias por todo Oscar!

Francisco Villegas Giménez dijo...

Grande Mister! Se echará de menos dirigiendo pero también encontrarte por las calles de Gava para conversar con cualquiera que te paraba. Nuestro Cholo particusar. .. Gracias y mucha suerte!

Eduardo Nuñez dijo...

Yo quiero agradecer a oscar mena por el gran trabajo que ha realizado en el equipo y fuera una persona con carácter y dice lo que piensa le deseo lo mejor donde este y lo recordaré siempre un amigo suerte y muchas gracias.