.

.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Juvenil A 0 - 5 Espanyol

Nuevo traspiés del Gavà, previsible por la entidad del rival, pero doloroso por la manera en que se produjo. Un partido que los jugadores tendrán que intentar olvidar lo más pronto posible para encarar los importantes enfrentamientos ante rivales directos que se avecinan.

Una primera parte igualada en la que el Gavà creó problemas enviando balones a la espalda de la zaga espanyolista, se resolvió con un gol en propia puerta al rebotar un centro de Albarrán -precedido de una preciosa jugada trenzada- en Roger y Peñas cuando intentaban evitar el remate de Mamadou. Con el 0-0 un remate cruzado de Sergio López dentro del área pudo haber adelantado a los blaugranas, pero la pelota se marchó fuera tras tocar ligeramente en un defensa.

La segunda parte fue otra historia completamente diferente. Apenas recién iniciada, un centro desde banda derecha lo remataba Víctor al larguero, y ante la pasividad de una defensa desubicada, Moha remataba al fonde de la red (0-2) sobre la línea de gol en una acción que los gavanenses reclamaron como fuera de juego

Pérez Bueno, en el centro de la imagen, triste protagonista
 
Las protestas del segundo entrenador Juan Limones le costaron la expulsión y el cambio de chip del colegiado Pérez Bueno, inadvertido hasta entonces, y que acabó por cargarse el partido yendo descaradamente a por los jugadores del Gavà, repartiendo tarjetas a diestro y siniestro, culminadas con la expulsión de Dani Fernández a los 10 minutos de la segunda parte. El colegiado le sacó en una misma jugada dos tarjetas amarillas, la primera por realizar observaciones sobre un saque de banda, la segunda por darle una palmadita en la espalda. 

La pérdida de papeles de Pérez Bueno fue tal que además de demostrar una deficiente forma física y aplicar un criterio distinto para ambos conjuntos (al internacional perico Albert Miravent le permitió realizar en más de una ocasión comentarios jocosos hacia los jugadores del Gavà en su presencia), acabó mostrando por error una roja directa al jugador del Espanyol Romano por alejar una pelota con el juego parado. En esa ocasión sí rectificó a tiempo.

Tras el 0-2, nueva jugada polémica en la que se reclamó fuera de juego del Espanyol hasta en dos ocasiones, y que ante la complacencia arbitral acabó con el 0-3. A partir de ahí, con el marcador a favor y el Gavà en inferioridad numérica el Espanyol no tuvo problema para golear sin tener que emplearse a fondo. Con el partido ya decidido Pérez Bueno no tuvo inconveniente en anular un gol de Carlos Segú para el Gavà por presunto fuera de juego.

Gavà: Roger, Luca Tremiño, Peñas, Rubén Cuadra, Aitor Sánchez, Biel (Fran 55'), Sergio López, Pol Hernández (Llamas 71'), Dani Fernández (TR 57'), Xavi Freixes (Carlos Segú 69'), Adrià Borreda.

Espanyol: Pau, Albarrán, Erik Bertrand (Maxi Rosales 73'), Rubén Duarte, Iván Romano (Aitor 66'), Nacho Sierra, Mamadou (Pablo De Castro 76'), Joan Jordan, Moha (Triviño 76'), Miravent, Víctor García.

Goles: 0-1 Propia Puerta (31'), 0-2 Moha (48'), 0-3 Víctor García (66'), 0-4 Mamadou (70'), 0-5 Miravent (76').

A final de temporada los errores arbitrales te dan tanto como te quitan, pero no se pueden tolerar arbitrajes revanchistas a título personal como el de Pérez Bueno ayer o el de Company Jiménez hace dos temporadas frente el FC Barcelona, en los que no es un error sino una actitud la que acaba marcando el partido.

No hay comentarios: