.

.

lunes, 2 de marzo de 2015

Qué fue de... Ocho apellidos vascos

Este diciembre el Gavà incorporó al camerunés Stephane procedente del Zamudio, en una de las operaciones extrañas (al menos por inhabituales) que hemos presenciado en los últimos meses. Puestos en contacto con el club vasco, muy amablemente nos aclaraban que no podían retener al jugador ante una oferta tan buena económica (¡?) y deportivamente (¡?) hablando. Luego curiosamente supimos que Zamudio y Gavà compartirán marca de ropa. 

El caso es que poco podíamos imaginar un fichaje así el 13 de septiembre de 1992, fecha en la que debutaba en partido oficial el primer jugador vasco del que tenemos constancia en la historia del Gavà. Ese honor correspondería a Eloy Rincón, un centrocampista que acabaría reconvertido en central nacido en Barakaldo que tras iniciarse en el Arenas de Getxo hizo carrera en Catalunya adonde llegó a principios de los 80’s.

El Gavà de Toni Llebaría buscaba refuerzos con experiencia para encarar su regreso a la Regional Preferente tras proclamarse campeón de 1ªRegional, y Eloy, con 29 años y tras 6 temporadas en la Gramenet (y una en el Europa) sería uno de ellos. Tan sobrado iba en la categoría que fue titular ese año (ascenso a 1ªCatalana), en el siguiente (ascenso a 3ª), en el otro (ascenso administrativo a 2ªB), y en el debut en el que ha sido techo del Gavà, la 2ªB. 

Ya he explicado la anécdota más veces y seguramente es injusta con su trayectoria, pero logró que toda la Bóbila se llevara las manos a la cabeza en el debut en 2ªB cuando en un centro lateral creyó ver al linier levantar el banderín por fuera de juego y se marcó un paradón que ni Marcos o Álvaro. Penalti  y expulsión, más épica para un dia que acabó bien.

En total cuatro años gloriosos de Eloy en los que acabaría siendo capitán del equipo, y aunque tenía cuerda para rato, el fichaje de Albesa le decidió a colgar las botas, tras haber jugado 139 partidos de liga. Seguiría jugando unos cuantos años más en la Agrupación de Veteranos del Gavà.

Ya con el equipo en 2ªB y tras un inicio no muy lucido, el Gavà se reforzó desde el Sur con los “Beatles de Cádiz” y desde el Norte con el que seguramente es el vasco más carismático de los que ha tenido el Gavà. No era precisamente habilidoso, más bien lo contrario, un “Salinas” en un equipo de estilistas (Sitges, Quino, Pino…), pero el caso es que caía bien. Quizá por el mote, “Kali” o quizá porque llegó del Sestao con 23 años y en el primer partido jugado el 21 de enero de 1996 debutaba con gol en la goleada ante el Ontinyent por 6-2 (Cullà, Ortiz, Quino -3-, Kali Garrido).

Temporada y media en el Gavà (50 partidos, 13 goles) le valió para regresar a casa y fichar por el Eibar. Luego regresaría a Catalunya, donde acaparó titulares con el gol que posibilitó que el Figuereseliminara al Barça de Reixach de la Copa del Rey 2001/02 (aquel Figueres de 2ªB llegaría a las semifinales), y más tarde seguiría dando guerra de nuevo por el País Vasco.

En 1996 llegarían dos vascos más, con peso desigual en el equipo.  Uno de ellos sería el portero, Raúl Ojeda, que venía cedido del Lleida, y que fichó con la temporada ya comenzada. El Gavà tenía en sus filas a Miguel Mora (que luego jugaría durante muchos años en el futbol portugués), y José Antonio, portero de poca estatura pero de grandes reflejos que venía de ser el titular la temporada anterior.

La expulsión de Mora en su debut en Mar Menor –y que al parecer no estaba muy convencido de lo que tenía en la portería- hizo a Toni Llebaría buscar un nuevo portero. Raúl Ojeda sería el elegido, pero pese a ser titular de inmediato, poco duró su estancia en Gavà. Alegó problemas de cobro para solicitar al Lleida su retorno al club, aunque desde Gavà se decía que lo que había ocurrido es que al vislumbrar la marcha de Buljubasich del Lleida, creyó que esa era su oportunidad para regresar a 2ªA. La realidad es que sólo jugaría 1 partido con el Lleida esa temporada. Más adelante se cruzaría de nuevo con el Gavà, como gerente del Huesca, donde sigue en la actualidad.

El otro vasco que aterrizó en 1996 era Asier Garitano. Tan callado dentro del campo como fuera, y lo puedo decir con conocimiento de causa pues el Gavà le alquiló un piso en mi edificio, lo que me dio la posibilidad de coincidir con Quino, cuando venía a hacerle alguna visitilla. Y subir con Quino en el ascensor en aquel momento eran palabras mayores para un joven devoto como yo. Sobre el campo Garitano no seguía el prototipo de jugador vasco, no le recuerdo un gran regate ni demasiada velocidad, pero el caso es que tenía clase. Más tarde jugaría en el Burgos y el Alicante, antes de pasarse a los banquillos. Actualmente dirige al Leganés.

No sabemos a ciencia cierta si había algún motivo especial, pero Toni Llebaría controlaba bastante bien el mercado “nórdico” (para muestra, el fichaje de los navarros Cruchaga y Matito). De hecho con él de entrenador llegaron todos los jugadores vascos que han vestido la camiseta del Gavà en partido oficial, hasta un total de 8.  Ocho apellidos vascos que en realidad fueron 9, pues David Hornas aterrizó en Gavà en 1998 procedente del Alavés C… sin llegar a debutar, así que daremos por válido el título del post, que queda más comercial.

Ese año el Gavà no estuvo de suerte, pues la otra incorporación vasca, teóricamente de “relumbrón” salió algo rana. Jon Bakero se incorporaba procedente del Málaga, tras 4 años en el Barça B con un paréntesis en el Almería, y con bagaje en algún amistoso y partido de Copa Catalunya con el FC Barcelona de Johan Cruyff, en el que jugaba su hermano Jose Mari. Su rendimiento fue bastante “flojito” –le escogimos como protagonista en "Estrellas Estrelladas"- y acabó la temporada en México, en el Venados de Yucatán

Cinco años tardó Toni Llebaría en volver a confiar en un jugador vasco. El elegido fue Yon Álvarez, un lateral formado en el futbol base del Barça y el filial del Racing de Santander. Volvió a Catalunya a estudiar y su presencia fue casi siempre como suplente de Isidro o Ribalta. Se retiró pronto del fútbol, ejerciendo como fisioterapeuta del FC Barcelona en la época de Tito Vilanova.

Unai, imagen extraída de El 9.
Mucha más presencia tuvo Dani Hernández entre 2005 y 2007. Extremo izquierdo que se inició como amateur en la UPV (una suerte de Real Sociedad C), y el Beasaín, pero que a La Bóbila llegó desde El Salto del Caballo (entre bautizar campos con nombres de antiguos dirigentes u originalidades como ésta no hay color) de Toledo. No era tampoco un dechado de técnica, pero sí un martillo pilón de poner centros por banda izquierda. La temporada siguiente, la del regreso a 2ªB, tuvo ilustre competencia con la presencia de Gerard Bordas, y con el ascenso abandonó el equipo para recalar en el Europa. Formó un grupo de música (El Punto Muerto, con el que hacen versiones como esta de Sidonie -grupo originario de Begues, por cierto-), y en la actualidad trabaja en Doncar.es

El último jugador vasco en vestir la camiseta del Gavà –a Stephane no lo contaríamos como tal por motivos evidentes- es Unai Vergara, que poca presentación necesita. ExInternacional Español, exjugador del Villarreal, y con un cacao impresionante a balón parado. Yo sin embargo lo que más recuerdo es como disfrutaba Unai cuando el Gavà ganaba por la mínima y el rival se dedicaba a colgar balones al área. Un espectáculo verlo cabecear por encima de todos cualquier balón que surcara el aire. Con una temporada en Gavà tuvo bastante y decidió colgar las botas para integrarse plenamente en la agencia de representación Promoesport.

-Al menos- Dos vascos más vistieron la camiseta del Gavà en partido amistoso. El primero en un partido de homenaje a Alfonso Navarro en 1954, seguramente el día que el Gavà presentó una de las mejores alineaciones de su historia, plagada de jugadores de 1ªDivisión: Velasco, Villaverde II, Miarnau, Joaquín Navarro, Josep Calvet, Agustí Faura, Navarro III, Aldecoa, Dagoberto Moll, Sígfrid Gràcia, Alfonso Navarro II. De hecho el rival era el FC Barcelona, que cayó derrotado a manos del  Gavà por 8-5. Los únicos goleadores que conocemos del encuentro fueron los culés: Villaverde, Luis Suárez (3) y Basora. Como anécdota, el guardameta Velasco del FC Barcelona, creo que guardaba parentesco con el extremo Gerard Zambudio, que jugó en el Gavà hasta este enero.


Ese dia Emilio Aldecoa era el primer vasco en vestir la zamarra gavanense, un vasco que se inició futbolísticamente en el Wolverhampton y el Coventry ingleses, antes de fichar por el Athletic y más tarde el Barça (donde coincidió con los Navarro) y el Sporting de Gijón. Un año después, en un partido de homenaje a Sígfrid Gràcia, el turno sería para Francisco Javier Goicolea, que actuó en la portería del Gavà pese a tener en frente el equipo al que pertenecía, el FC Barcelona, que se impuso por 5-6.

Y así concluimos el repaso a la versión euskera del CF Gavà, Mutilak izan behar du (o similar)!

3 comentarios:

Carlos Vázquez dijo...

Emilio Aldecoa, no sabía que vistió la camiseta gavanense. Dejo un video, no tiene nada que ver con el Gavà, pero el saber no ocupa lugar. Espero que lo disfrutéis los que lo veáis, porque no tiene desperdicio. http://www.canalplus.es/play/video.html?xref=20130930plucandep_6.Ves

HAVOK dijo...

Muy interesante Carlos, gracias!

tonigarcia dijo...

muy buen documental