.

.

lunes, 20 de junio de 2016

Castellón 2 - 2 Gavà

Reacción de campeón del Gavà en Castalia. El partido se puso muy cuesta arriba, demasiado para llevar sólo 19 minutos de partido, pero los jugadores de Juanma Pons nunca le perdieron la cara a la eliminatoria, y si tan solo un gol ya hubiera metido de lleno a los azulgrana en la lucha por el ascenso, los dos que consiguieron en cinco minutos de "rauxa" le dejan en posición ventajosa para afrontar la vuelta el domingo próximo a las 18:30 en La Bòbila.



La tarde-noche, aciaga tecnológicamente hablando, fue ciertamente especial. Desde una posición inhabitual, y poco recomendable para interpretar el juego si se me permite, pude apreciar el peso de los casi 14.000 aficionados pampamorelluts volcados con su equipo, pero también del centenar largo de gavanenses que se desplazaron ya fuese en autocar o en coche particular para dar ánimo a su equipo. Y al mirar hacia arriba me vino el recuerdo de Vilassar de Mar, hace dos años, con un campo desierto y cuatro familiares en la grada, con el gol de Blanchart cuando los futbolistas no cobraban y nadie quería salir en la foto. Fue el inicio de una gesta con futbolistas de la casa (ayer había uno de ellos en el césped, y otro animando desde la grada) que hoy nos permite estar donde estamos.

Y eso es dando la cara en Castalia, con los aledaños del campo repletos de gente antes de que abrieran las puertas, en el partido con más público que seguramente ha disputado nunca el Gavà, y en un ambiente que pocos jugadores de la actual plantilla habrán conocido. Y salieron de allí de pie, más que vivos.



Kiko Ramírez, técnico del Castellón, es amigo de buscar siempre alguna innovación, algún matiz en el equipo. Esta vez vino en el lugar más abierto al cambio, el extremo derecho, en el que optó por un Diego Carrillo hasta ahora inédito en el play-off. Pons por su parte siguió apostando por el sistema que ha dado mejor resultado en el play-off, el 4-2-4, en su caso sin novedades en los nombres.

Con este ambiente saltaban al césped los jugadores, algo que no amedrentó a los jugadores del Gavà. Los primeros minutos fueron de fuerza, de choque, de electricidad con el balón, como si los del Castellón quisieran decir aquí estamos nosotros y esto es Castalia, y los del Gavà responder que de intimidación, ninguna

Intensidad máxima

Las primeras llegadas fueron para los de Pons, con un tiro desviado de Niko Kata partiendo desde la izquierda, y un remate de cabeza de David que sacó un defensa, pero a partir de aquí el Castellón encontró el camino que le llevaría a cobrar ventaja. Robaban y se plantaban en el área con la misma facilidad. Fabiani fue el primero en buscar portería, con un chut por el palo corto que Eric sacó a corner (5'), casi de inmediato Ebwelle tiró de su recurso típico, slalom y chut, con el mismo final (6'), y en el corner resultante Arturo cabeceó por encima del larguero (7').

Parecía reaccionar el Gavà con una colada de Boris por banda derecha en la que el colegiado le perdonó la amarilla a Juanfran, pero fue el Castellón quién dio primero. Un centro de Luismi por banda derecha lo controlaba Meseguer en el corazón del área, demasiado tiempo para pensar como para que el desenlace no fuera fatal, pues el talentoso mediapunta conseguía moverse, girar, y enviar el balón al fondo de las mallas (1-0, 14').

La celebración de Meseguer

En plena vorágine albinegra sobre el campo y para delirio de la grada, una rápida combinación de Ebwelle y Meseguer, la invertía ése para la entrada de Fabiani, que totalmente solo, colocaba con el interior lejos del alcance de Eric (2-0, 19').

El remate de Fabiani que se convertiría en el 2-0.

Veinte minutos de partido, 2-0, en casa ajena ante un público eufórico, no son los mejores condicionantes para lograr que el castillo de naipes no se derrumbe desde los cimientos. Pero resulta que tenemos un señor equipo, con una mentalidad de hierro y mucho futbol en las botas, y si el Castellón se creía a salvo replegando lineas y esperando el contragolpe, iba muy equivocado. 

Un choque de cabezas entre Roger y Carrillo fue la pausa necesaria para que el Gavà se rearmara, se hiciera con la posesión del esférico, y acabara picando con la verticalidad de las grandes ocasiones. Un saque de banda de Roger, seguramente diseñado por la pizarra que tantos puntos nos ha dado este año, una prolongación de Raillo, y una diagonal de Boris ganando la posición marca de la casa, para definir por el palo corto (2-1, en el 27'). Había vida.

La celebración del gol de Boris con los aficionados gavanenses.

De defenestrados a tener el viento de cara. Y en plena zozobra local, que veía complicarse un ascenso que ya les sonreía, otra jugada marca de la casa. Si no la hubiera visto ya unas cuantas veces diría que nace de un pelotazo de Cazorla, pero ya está claro que es un pase milimetrado del capitán del Gavà, desmarque por el interior de David Jiménez que sorprende al lateral por dentro y coge la espalda del central, controla, y ante un vendido Álvaro Campos resuelve por bajo (2-2). Todo en uno y a mil revoluciones por hora. La euforia tenía ahora color azulgrana (31').

Reaccionó antes Castalia que el Castellón, grogui al ver que la tortilla estaba ya del revés. El Gavà siguió comandando la posesión del esférico, Iu y Plà se hicieron fuertes en el medio, e incluso el castigo pudo ser más serio. Con la mecha aún candente, David con un tiro al lateral de la red, y un centro que Boris no acertó a dirigir entre palos -la pelota se paseó a un metro escaso de la linea de meta- estuvo a punto de dinamitar el partido y casi la eliminatoria. Por los locales sólo un tiro lejano de Fabiani buscando sorprender en una falta en la que se esperaba la estrategia, y un centro del mismo Fabiani al que no llegó Carrillo, dieron señales de recuperación.

Diego Carrillo, la "sorpresa" en el once del Castellón

Por futbol, emoción y ambiente, el partido bien podría haber sido de ascenso a una categoría mucho más alta. La pausa que faltó en la primera parte, se instauró en la reanudación. El Gavà, consciente de que el resultado era muy positivo prefirió no exponer demasiado, y así, bien colocadito atrás, tapando espacios, obstruyó las vías de creación albinegra. Marenyà dio un recital en el mediocampo sí, pero la facilidad para conectar con Meseguer de la primera parte había desaparecido, y sin profundidad para el desborde de un Ebwelle que fue de más a menos, las vías de acceso al área de Eric Alcaraz estaban cortadas.

En tribuna no cabía un alfiler

Pons le dio un toque más defensivo al equipo con la prematura entrada de Jaime por Iu. Intuimos que para cambiar de sistema, pero no fue así, el baile fue de piezas, retrasando a Niko Kata al doble pivote y desplazando al lateral Roger al extremo. Menos espacios y más músculo. Esmerados en defensa, las llegadas del Gavà, sabedor de su potencial ofensivo, fueron pocas, la primera esperó hasta el minuto 60, con un tiro desde el vértice del área de Raillo que se marchó desviado.

Marenyà, motor y cerebro del Castellón.

Los cambios fueron rompiendo el ritmo de un Castellón sin ideas, y el Gavà a punto estuvo de golpear de nuevo en una acción comandada por Raillo, con asistencia final para un Boris en buena posición que esta vez no acertó a dirigir a puerta (71'). Pese a que los jugadores del Gavà parecían físicamente tocados, el bajón de ánimo lo daba un Castellón que para desespero de su público cada vez se mostraba más fallón. Pese a merodear el área con frecuencia, no fue hasta el 73' que un tiro demasiado cruzado de Meseguer puso de nuevo sobreaviso a los azulgrana.


Castalia tocó zafarrancho y el Castellón echó el resto a partir del 85'. Comenzó con un remate de cabeza cruzado de Antonio, un delantero de condiciones similares a Fabiani que reaparecía tras meses lesionado, y siguió con un gol bien anulado al Castellón por fuera de juego en el mismo minuto. Boris dio aire con un remate con efecto desde la frontal, pero otro gol anulado, tan justamente como el anterior pero con más suspense, puso el susto en el cuerpo. Esta vez entre Antonio y Jesús metieron a Eric dentro de su portería (89').



Y ya en el añadido, otras dos más clamorosas para el Castellón, un mano a mano que Eric resolvió con acierto, una larga jugada en la que ningún albinegro acertó a rematar, y finalmente en el 93', la más clara, una pelota que Meseguer recibía solo en el área, con todo más a favor que en la jugada del primer gol, pero que acababa rematando a las nubes. Podíamos respirar.

El Gavà se llevaba un precioso botín de Castalia, un resultado que Pons celebraba efusivamente con sus jugadores y todos los gavanenses allí presentes, supporters y también de los de toda la vida, que son muchos. Mientras, Castalia rompía a gritar "sí se puede", recordando que el partido es de 180 minutos, y que aunque favorable, todo está por hacer.


Castellón: Álvaro Campos, Luismi, Arturo, Guille, Juanfran, Marenyà, Carlos López, Carrillo (Dani Pujol 54’), Meseguer, Ebwelle (Jesús), Fabiani (Antonio 64’).

Gavà: Eric Alcaraz, Joel, Eric Pujol, Cazorla, Roger, Plà, Iu (Jaime 53'), David Jiménez (Álex Cano 70’), Raillo, Boris, Niko Kata (Dani Iglesias 77’).

Goles: 1-0 Meseguer (14’), 2-0 Fabiani (19’), 2-1 Boris (27’), 2-2 David Jiménez (31’).

Árbitro: Aranda Anquela. Tarjetas amarillas: Carlos López (81’) // Iu (43’)




Ruedas de prensa:














No hay comentarios: