.

.

miércoles, 25 de enero de 2012

De pequeñas gestas locales y olvidos globales

Pese a que hoy hay "clásico", en las "tertulias de bar" otro tema se ha colado entre los destacados. El paso a semifinales del CD Mirandés del exGavà Ramón Borrell se ha ganado un sitio entre los titulares más comentando del dia, aglutinando a su alrededor absolutos desconocedores del futbol modesto hora enamorados de un equipo que por siempre caerá simpático, como en su dia lo fue el Numancia. Del Figueres que llegó a semifinales, pocos se acuerdan. Curioso.

El caso es que cuando le recordaba a un amigo que vive a escasos 5 minutos de la Bóbila que el Gavà también es un club modesto con gestas en consonancia a su dimensión, y que además, es el club de su pueblo/ciudad pero no le hace ni caso, éste se quedaba en silencio unos momentos, como aquel que acaba de reparar en algo que no había pensado antes, y me respondía... "Y tu Gavà qué ha hecho ?".

He pasado por alto en mi discurso los ascensos a 2ªDivisión B, por épicos que resultaran aquellos partidos contra el Burriana y el gol de Lima, o la espectacular fase de ascenso ante el Jerez de los Caballeros y el Poli Ejido. Al fin y al cabo, no creo que un ascenso a 2ªB le impresionase demasiado. No le hablé tampoco de la Copa Federación que llevó al Gavà por Huesca, Noja, Marbella y finalmente a una final ante el filial del Celta, porque probablemente ni siquiera conozca la competición. Sí le he explicado cómo fue aquella experiencia en la Copa Catalunya que nos llevó a jugar la final ante el Terrassa. 

Debido a la participación del Gavà en la fase de promoción a 2ªB quedó exento de las 3 primeras rondas de la competición, las que se disputan antes del verano, entrando directamente en el sorteo de la 4ªeliminatoria (equivalente a los dieciseisavos de final). 

El primer rival era la PB Anguera de Regional Preferente, que participaba como campeón de su grupo de 1ªRegional. Lo que parecía un partido asequible a punto estuvo de dar al traste con la historia. Benjamín Llorente "Benja" y Pablo Guasch (pichichi del grupo II de 1ªRegional el año anterior) adelantaron por dos veces a los locales, mientras que Gallart primero, y Joel de gran chut desde fuera del área después empataron por el Gavà. Los penaltis sonrieron al Gavà, que pasaba a Octavos de final. En aquella PB Anguera actuaba el hoy defensor de la Montañesa Xavi Valls, y aunque no jugaron ese dia también formaban parte de la plantilla dos jugadores con pasado y futuro en el Gavà, José Ramón Preciado y Álex Belsunce.

El siguiente obstáculo en el camino era a priori de mayor enjundia. L'Hospitalet venía de jugar la promoción de ascenso a 2ªDivisión A, y se encaró el partido con la intención de demostrar que el Gavà podría competir con garantías ese año en 2ªB. Los blaugrana convencieron, jugaron más y mejor que L'Hospitalet, que se había adelantado con un gol de Joan Barbarà, y remontaron con un golazo made in Germán y otro de oportunismo de Ochoa a la salida de un corner. La temporada siguiente, un jugador del Hospi vestiría de blaugrana, Jordi Bartrés.

Siguiente parada, otro 2ªB, el Lleida. Un peldaño más y un grande pasaría por la Bóbila. El partido fue malo, y el Lleida se mostró superior, pero en la portería del Gavà no había un portero cualquiera. Álvaro se mostró inconmensurable, y no se conformó con atajar todo durante el partido sino que en la tanda de penaltis dejó el Lleida a cero. Tres rondas en semana y media y el Gavà pasaba a semifinales... que no se disputarían hasta 8 meses después.

En mayo de 2003 la temporada tocaba a su fin. El futuro del Gavà en 2ªB pendía de un hilo. 3 días antes de las semifinales, el Gavà había perdido en el Mini Estadi 2-1 (goles de Nano y Dani Güiza para los culés) y el partido de ese fin de semana ante el Mataró era clave para las aspiraciones gavanenses de permanencia. Por ese motivo, y pese a lo histórico de la cita, Llebaría alineó en las semis a un equipo lleno de suplentes ante el RCD Espanyol de 1ªDivisión... Suriñach, Rial, Colomé, Isi, alguno de ellos inédito durante la temporada. 

Ante las cámaras de TV3, con una iluminación ténue como casi siempre que el Gavà juega de noche, pero con el campo lleno, el Gavà de Toni Llebaría empezaba el partido marcando en su primera oportunidad. Sebastián Herrera, que había sido durante años central del conjunto perico, inauguraba el marcador de un certero cabezazo. Apenas unos instantes después la Bóbila se quedaba fría cuando el colegiado Gálvez Obrero decretaba el punto de penalti. Óscar García, ahora técnico del Barcelona juvenil, era el encargado de chutarlo. La Bóbila contenía la respiración, y un amigo mío de esos que solo va al campo -árbitro para más señas- en las grandes ocasiones, me decía: "lo para seguro". Y lo paró. Suriñach adivinó la intención de Óscar y se estiró a su derecha para mantener las esperanzas blaugrana intactas.

Tocaba defender, y Toni Llebaría le ganó la partida al técnico visitante, Javier Clemente. Entre los esfuerzos de los jugadores blaugranas y la presión de una Bóbila entregada, el Gavà se llevó el partido por 1-0. Al día siguiente el Terrassa de 2ªDivisión eliminaba al FC Barcelona de Radomir Antic, en una temporada no demasiado lucida del club culé.

El titular de Mundo Deportivo del día siguiente (08/05/2003)
Euforia en los vestuarios tras la clasificación para la final

Gavà: Suriñach, Carrión, Herrera, Lima, Soteras, Rial (Roger 85'), Alex García (Xavi Giménez 54'), Pau Clavero, Joel (Ochoa 75'), Colomé (Víctor Cardona, 65'), Isi (Coromina, 80').

Espanyol: Sergio Sánchez, Mauro Navas, Xavi Roca, David Català, Edu Albácar (Crusat 46'), Toni Velamazán (Bruno Saltor 46'), Fredson, Boghossian (Moisés Hurtado 71') Arteaga, Òscar García (Héctor 46'), Martín Posse (Jonathan Soriano 46')

Un mes después se jugaría la final ante el Terrassa, que era además el vigente campeón de la competición. Por aquel entonces el Gavà ya había descendido a 3ªDivisión. El agónico 4-3 ante el Mataró de Juan Carlos, Joan Castillo, Quim Famada, Óscar Hernández, Alberto Manga, Gimeno, Borrell, Tarradelles y Micky Albert (los 9 vestirían más pronto o más tarde la camiseta del Gavà) en una Bóbila a rebosar (con puertas abiertas) y una celebración exagerada tras el gol de Joel en el minuto 97 de partido, dio aire para jugárselo todo a una carta en Mallorca. No hubo fortuna.

El 18 de Junio de 2003 coches particulares y 4 autocares repletos de seguidores gavanenses se desplazaban hasta la Nova Creu Alta con la intención de apoyar al Gavà en la búsqueda del título más glamouroso de su historia. A la llegada al campo nos recibieron los seguidores del Sabadell con el mejor de sus ánimos (porque nos enfrentábamos a su archienemigo local, claro). Entramos a la Nova Creu Alta cuando aún se disputaba un partido amistoso previo a la final y nos colocamos en el gol asignado a la afición gavanense. Había gente que no había visto en el campo nunca, con trompetas, camisetas, e incluso un bombo. No pararon de animar pero no fue suficiente. El Terrassa, en el que jugaba Gerard Bordas (que curiosamente había empezado la competición en verano como jugador del Gavà), no dio opción a los gavanenses, y merced a dos goles del que luego sería jugador del Gavà Keko, dejó la final sentenciada. 

Carrión despeja la pelota acrobáticamente en una acción de la Final

Gavà: Suriñach, Carrión, Herrera, Matito, Pacha, Coromina (Joel 59'), Álex García, Pau Clavero (Colomé 80'), Gallart (Ochoa 72'), Víctor (Rial 74'), Roger (Isi 40').

Terrassa: Fernando Maestro, David Sánchez, Raúl Capó, Rubén, Dot, Navas, Santi Asensio, Moreno (Héctor Besora, 76'), Fernando (Monty, 76'), Gerard Bordas (Recio, 81') y Keko (Pier Luigi Cherubino, 79')

Goles: 1-0 Keko (37'), 2-0 Keko (67'), 3-0 Besora (83').

Ahí acabó el sueño de ser campeones, pero también fue el último partido oficial del capitán Álex García, al que tributamos una calurosa despedida al final del partido. Mereció dejarlo con algo más que un descenso a 3ªDivisión, y una final perdida. La vuelta a casa se hizo larga, en la oscuridad del autobús casi nadie hablaba, y a la mayoría no los volví a ver en La Bóbila. Cosas de estas pequeñas gestas locales.

Cuando he acabado de hablar he querido interpretar en la mirada de mi amigo que aquello le pasó inadvertido, que de haber sido consciente le hubiera gustado estar. Se que esa sensación se habrá evaporado a los cinco minutos, que se volverá a emocionar con el Mirandés cuando éste juegue las semifinales de la Copa del Rey como representante de todos los clubes modestos, pero que su interés por el Gavà se limitará a mirar la clasificación algún lunes en el periódico deportivo de turno, y pensar... "Bah, qué malos son estos del Gavà". Yo al menos, lo he intentado.

2 comentarios:

ujua dijo...

No hubiera estado de mas tambien explicarle lo que vivimos en Huesca con la promo a segunda, ese año no tuvimos que envidiar nada al equipo de miranda respecto a juego quizá ese año nos falto un punta como Keko, que llego despues, pero no exagero si digo que comparaba al gava con el barça respecto a su juego en muchos partidos de los que disfruté esa temporada,eso si que fue historico,...

rrrgava dijo...

gracias gavà por todo lo que nos has dado, y yo que soy joven, estoi seguro que lo mejor aun esta por llegar, te quiero gavà!

ojala el gavà consiguiese la massa social que merece(aunque sigo creiendo que no hay el esfuerzo suficiente por la directiva).